Evangelio del día

21 de Noviembre

Sábado de la trigésimo tercera semana del Tiempo Ordinario

Evangelio según San Lucas 20,27-40.

Se acercaron a Jesús algunos saduceos, que niegan la resurrección,
y le dijeron: «Maestro, Moisés nos ha ordenado: Si alguien está casado y muere sin tener hijos, que su hermano, para darle descendencia, se case con la viuda.
Ahora bien, había siete hermanos. El primero se casó y murió sin tener hijos.
El segundo
se casó con la viuda, y luego el tercero. Y así murieron los siete sin dejar descendencia.
Finalmente, también murió la mujer.
Cuando resuciten los muertos, ¿de quién será esposa, ya que los siete la tuvieron por mujer?».
Jesús les respondió: «En este mundo los hombres y las mujeres se casan,
pero los que sean juzgados dignos de participar del mundo futuro y de la resurrección, no se casarán.
Ya no pueden morir, porque son semejantes a los ángeles y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.
Que los muertos van a resucitar, Moisés lo ha dado a entender en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.
Porque él no es un Dios de muertos, sino de vivientes; todos, en efecto, viven para él».
Tomando la palabra, algunos escribas le dijeron: «Maestro, has hablado bien».
Y ya no se atrevían a preguntarle nada.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

“Creo en la resurrección de la carne”

Desde el principio, la fe cristiana en la resurrección ha encontrado incomprensiones y oposiciones… “En ningún punto la fe cristiana encuentra más contradicción que en la resurrección de la carne”. (S. Agustín sal. 88,2-5) Se acepta muy comúnmente que, después de la muerte, la vida de la persona humana continúa de una forma espiritual. Pero ¿cómo creer que este cuerpo tan manifiestamente mortal pueda resucitar a la vida eterna? ¿Qué es resucitar? En la muerte, separación del alma y del cuerpo, el cuerpo del hombre cae en la corrupción, mientras que su alma va al encuentro con Dios, en espera de reunirse con su cuerpo glorificado. Dios en su omnipotencia dará definitivamente a nuestros cuerpos la vida incorruptible uniéndolos a nuestras almas, por la virtud de la resurrección de Jesús. ¿Quién resucitará? Todos los hombres que han muerto: “Los que hayan hecho el bien resucitarán para la vida, y los que hayan hecho el mal, para la condenación.” (Jn 5,29, cf Dn 12,2) ¿Cómo? Cristo resucitó con su propio cuerpo: “Mirad mis manos y mis pies; soy yo mismo.” (Lc 24,39); pero El no volvió a una vida terrenal. Del mismo modo, en El “todos resucitarán con su propio cuerpo, que tienen ahora.” (Cc. De Letrán IV: DS 801), pero este cuerpo será “transfigurado en cuerpo de gloria” (Flp 3,21), en “cuerpo espiritual” (1Cor 15,44) “Pero dirá alguno: ¿cómo resucitan los muertos? ¿Con qué cuerpo vuelven a la vida? ¡Necio! Lo que tú siembras no revive si no muere. Y lo que tú siembras no es el cuerpo que va a brotar, sino un simple grano…se siembra corrupción, resucita incorrupción…; los muertos resucitarán incorruptibles. En efecto, es necesario que este ser corruptible se revista de incorruptibilidad; y que este ser mortal se revista de inmortalidad. (cf 1Cor 15,35-53) Este “cómo” sobrepasa nuestra imaginación y nuestro entendimiento; no es accesible más que en la fe. Pero nuestra participación en la eucaristía nos da ya un anticipo de la transfiguración de nuestro cuerpo por Cristo… ya que tiene la esperanza de la resurrección. (cf San Ireneo de Lión, haer. 4,18, 4-5) ¿Cuándo? “El último día” (Jn 6,39-40), al fin del mundo. En efecto, la resurrección de los muertos está íntimamente asociada a la parusía de Cristo.  

Catecismo de la Iglesia Católica § 996-1000

Esta entrada fue publicada en Palabra. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Evangelio del día

  1. Silvia Leos dijo:

    Sí, la vida es eterna después de la muerte es con Jesús si nos arrepentimos y ya no pecamos

    Que es pecado? tenemos dudas podríamos preguntarnos esto lo haría Jesús, si no lo haría él, que es puro amor entonces no lo hago o ya no lo vuelvo a hacer y confieso mi pecado con un Sacerdote

    Pero si soy tibio digo que creo pero nunca busco a Dios y no me arrepiento y modifico mi vida de pecado y muero en pecado, y no reparo el daño hecho o pido perdón y muero odiando a alguien cuidado hay muerte eterna y esa es el INFIERNO donde es despertar dentro del infierno quemarse siempre para ya no salir eternamente donde ya no esta Dios, donde ya Dios no puede hacer nada por esa alma.

    Siempre te espera Jesús en vida, ya muerto ya no es salvador es Juez donde ya se mide lo que hicimos ya no se puede agregar ni modificar nada.

  2. Blanca González dijo:

    Madre Santísima, por favor ayudame a llegar a tu Santísimo Hijo Jesucristo. Amén

  3. Alicia dijo:

    SEÑOR, A QUIEN IREMOS? TÚ TIENES PALABRA DE VIDA ETERNA!!!

  4. Juan Diego Quintero Bejines. dijo:

    ¡Si Señor!
    Después del camino de la vida y nuestra Cruz, está la resurrección.
    Tú mismo nos has enseñado el camino, ese que lleva detrás de tus huellas ensangrentadas, tu acerva pasión y muerte: Resucitaste y diste plenitud a toda vida.

  5. Gaby dijo:

    Vuelvan al Padre para reecontrarnos todos en el paraíso

  6. Conchita dijo:

    «Pronto regresaré trayendo mi recompensa, para dar a cada uno según sus obras.
    Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Ultimo, el Principio y el Fin.

    ¡Felices los que lavan sus vestiduras para tener derecho a participar del árbol de la vida y a entrar por las puertas de la Ciudad!»
    (Apocalipsis 22, 12-14)

  7. Raúl dijo:

    «Ruega por nosotros Santa Madre de Dios para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo».
    Amén

  8. Nancy del Rio dijo:

    Todo este misterio de la vida en la eternidad me da mucha paz y alimenta mi esperanza puesta en Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.
    Cualquier tribulación se hace nada en comparación a la vida que nos aguarda para los que esperamos en el Señor. Maranatah! ven Señor Jesus!

    2 Timoteo 4,7:8
    7. He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe.
    8. En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

  9. Alba Grado dijo:

    Dios nos espera porque nos ama pero nos creo libres para elegir bien o mal.

    “Los que hayan hecho el bien resucitarán para la vida, y los que hayan hecho el mal, para la condenación.”

    ¿Donde quieres pasar la eternidad?

  10. Teresita de Jesús Román dijo:

    Gracias por esta promesa santa.

  11. Ingri dijo:

    Tus Palabras son vida eterna.

    Gracias Señor Jesús

  12. á dijo:

    DIOS DE VIVOS

    Aquí nuestro Señor responde al materialismo de su tiempo. Habla con una nota de absoluta certeza acerca de lo invisible, Heb 11, 27. Sus habitantes no mueren ni se casan, ni están sujetos a las condiciones de nuestra vida terrena. Estos son los hijos de la Resurrección. ¡Qué título tan inspirador! ¿Puede aplicarse a nosotros como en Colosenses 3, 1-4? ¡Demasiados son “los hijos de este siglo”, Lucas 20, 34 (!!!) ¡Adoptan esta tierra transitoria como su padre adoptivo! Nosotros no podemos pertenecer a ambos, aunque algunos, reman en una dirección mientras miran en otra.

    ¡Cuan maravilloso es encontrar una prueba de inmortalidad en ese pasaje sobre la zarza, Éxodo 3, 6! El hecho de que YHVH dijera: «Yo soy el Dios de Abraham», demostró que el patriarca existía en algún lugar en ese momento. Aquellos a quienes describimos como muertos son personas vivas que han muerto. La muerte no es más que un pasaje, un paso. No hay ruptura en la cadena de la existencia. Allá y aquí todos viven para Dios, Rom 14, 8.

  13. Ana Julia dijo:

    Son muchos los llamados De Nuestro Señor a participarnos De Su Vida Y Vida Eterna, que será para nosotros una Vida Verdadera. Nos da esta Hermosa Promesa.

    Ya no pueden morir, porque son semejantes a los ángeles y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.

    Como se hace?
    Volviendo Con todo nuestro Corazón A El Dios Verdadero.
    Si Le Damos nuestro si definitivo, ira transformando nuestra alma y la pulirá Con Su Amor para Una Eternidad En Plenitud A Su Lado.

  14. Alma Delia dijo:

    En la vida eterna seremos libres y felices, nuestro único Amor será Dios y en Él amaremos a todos en el paraíso!

    Regresa a Dios, para ser heredero de Su Reino!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.