DIÁLOGO 55: ¡TRAEDME A MIS OVEJAS DE REGRESO!

22.11.2020

(HABLA DIOS PADRE)

Pequeña.

¡Abba!

La Compasión con los más pequeños: Para El Reino de Los Cielos los más pequeños son los más pecadores; los grandes, son los que más avanzaron en el Camino al Crecimiento y en la Virtud. Os necesito, Pequeños Míos, MUY COMPASIVOS Y COMPRENSIVOS con aquellos que son menores que vosotros.

Todos tenéis lodo en vuestros ropajes; todos, estáis atravesando por un pantano, que es el mundo y no hay quien no esté manchado, pero os digo ¡NO JUZGUÉIS Y NO SERÉIS JUZGADOS! Juzgad a vuestros hermanos y con la misma vara que midáis seréis medidos y juzgados. No seáis tercos, hijitos. Ninguno debe juzgar ni a sí mismo.

Haced lo que os mando, levantaos y retomad El Camino si os tropezáis, pero no seáis uno tropiezo al otro. Allanad el camino del regreso de vuestros hermanos menores y no lo llenéis de aún más espinas. El Regreso es dificultoso porque el Maligno hace todo lo que está en sus manos para que las almas no regresen a Su Padre Amado; si vosotros los juzgáis duramente estaréis trabajando para el reino del Mal, no por Mi Santa Casa. Es Comprensión, Tolerancia, Amor, Escucha y Cariño lo que ellos necesitan para Regresar a Mí, ¡Dadles eso!, y con paciencia.

Si es de salvar a un pecador no escatiméis esfuerzos y pensad que no hay Regalo más grande para el Cielo que el retorno del Hijo Pródigo. Imaginad la alegría que sentiríais si un hijo vuestro fuera recuperado después de creerlo muerto o perdido para siempre. Es una alegría inefable (*) y los que Nos dicen que Nos Aman, decidlo ya con los actos; no son suficiente las palabras, éstas deben de ir de la mano de las buenas acciones.

No es suficiente dar un pan duro al hambriento, hay que mantenerse cerca de él para volver a alimentarlo (de pan físico, pan de palabra y pan del buen actuar) cuando vuelva a padecer hambre.

En este desierto, Pequeños, ustedes que tienen en sus santas manos al Agua Viva y Agua Pura que es Vuestro Señor Jesucristo, Rey de reyes y Señor de señores, llevadlo GENEROSA Y ABUNDANTEMENTE a sus hermanitos menores, como si fuese la última oportunidad que tienen ustedes y ese hermanito vuestro de Salvación.

En estos Tiempos, Mis Pequeños, que son Mis Tiempos, las almas pueden caer fácilmente en una catástrofe, sin ser avisados, y la última oportunidad de cambio de rumbo, de corazón, de arrepentimiento viene con el último suspiro sobre la tierra. Ustedes, Mis Niños, no tienen el tiempo comprado y sabed que su fin llega en momento desconocido para cada uno y para todos.

Tened vuestras lámparas preparadas con aceite para cuando reine la oscuridad sobre la tierra que tendrá una duración ya anunciada por los profetas (No oigo las palabras pero sé que son 3 y medio años porque veo una santa mano con tres dedos levantados).

Se cierne la oscuridad sobre vuestras cabezas e inútilmente acumulan aquello que no es más que mayor combustible para el fuego.

La Palabra Divina, Pequeños, es el combustible que necesitáis para alumbrar a vuestras lumbreras, aceitadlas y no perdáis más tiempo en acumular, que no es del agrado de El Cielo.

Olvidaos de las cosas materiales y vivid frugalmente, comed con frugalidad (**), vestid con sencillez y modestia. No comencéis con pretextos y excepciones, que el que hace excepción en la tierra, por creerse diferente, podría no entrar al Reino de Los Cielos. Más es menos, en El Cielo. Viajad con ligereza y lo que les exceda compartirlo con vuestros hermanos que carecen hasta de lo más necesario para subsistir.

¿Entendéis que quiero EVANGELIOS VIVOS sobre la tierra y no palabra vacía de actos y el traje bien planchado? ¿Acaso así andaba Mi Hijo? Él es vuestro Divino Maestro, Su Rey y Señor. Seguid Su Santo ejemplo y no os sigáis unos a otros, sino a Mi Hijo Amado y a María Santísima: Ellos son vuestros Santos Ejemplos.

Os repito: no os imitéis unos a otros, sino a Mi Hijo.

No creáis cuando os dicen que no es posible ser Evangelios Vivos en estos tiempos, porque YO OS LO DIGO QUE LO ES.

Ninguna época ha sido fácil para tomar El Camino del Bien, todas han estado plagadas de Mal, y aún así no oís a los Santos pretextando que su época fue muy difícil; ellos Me lo solicitaron y con alegría fui abriendo Sus Santos Caminos. Haced lo mismo.

No os conforméis con ser lo que el mundo espera de vosotros porque es muy poco para entrar al Reino de Los Cielos: Más es menos. El que es más sencillo, más humilde, el que es despreciado en la tierra es el más grande en los Cielos. El que se llena de poder y riqueza es mendigo a las puertas del Cielo que no entrará. ¿Lo entienden, Mis Niños? ¿Cuánto más requieren saber para seguir a Mi Amadísimo Hijo? En Sus Evangelios lo está todo, pero vosotros escudriñáis entre líneas para buscar cómo mantener vuestras riquezas y aún así ¡entrar a los Cielos!

La riqueza en la tierra es enemiga de la riqueza en el Reino de Los Cielos: Quitaos todo lo que os esclaviza porque es mejor entrar manco al reino de los cielos, que ser quemado completo en la gehena (***) del infierno. Todas esas posesiones que  atesoráis…

¿Quered ser amados como predilectos? Vended todo lo que os sobra y dad el dinero a los pobres. ¿Seguiréis de mediocres atesorando lo que no es más que combustible para el fuego en la tierra y el fuego eterno? Es vuestra libre decisión, Pequeños.

Yo Os Amo con Grandeza y Deseo que todos y cada uno de Mis Hijitos regrese, como el hijo pródigo, pero no os puedo obligar, Pequeños.

La paz os espera, la Dicha os espera, la Gloria, Pequeños míos, ¡la Gloria!

No os conforméis con las migajas que os tira el maligno como a los cerdos, sino sed Hijos y recibid la herencia que Amorosa y Generosamente Os Tengo Preparada.

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE)

Madre.

Hoy es el Día de La Candelaria. (Veo a Nuestra Madre Santísima con una vela blanca y sencilla entre sus Santas Manos). Mis hijitos van al templo a Bendecir a sus hijos, como Yo y San José a El Divino Niño Jesús.

Me alegra cuando Mis Hijitos imitan Mis pobres actos sobre la tierra. Son Mi alegría entre tanta tristeza y abandono de Mis ovejitas que no entienden que el lobo está SIEMPRE cerca y acechante.

Diles, Pequeña, que no escatimen esfuerzos por regresar a una ovejita al Seno de Su Madre. Una, Pequeñita, una sola ovejita es gran alegría y fiesta en los Cielos.

¿Acaso ustedes, Pequeños míos, no sufren si no pueden recuperar a su hijo, aunque tengan cinco más de familia…? Ese sexto hijito es su dolor. La Madre es esclava de amor por sus hijos. No sean ese puñal, esa daga en Mi Sacratísimo Corazón, que es el de Mi Amadísimo Hijo Jesucristo.

¡Regresadme a una de Mis Ovejitas! a esta Madre alegre por ustedes y dolosa por sus hijitos perdidos.

Ya no hay tiempo. ¡Por favor! si veis que una sola puede regresar no la perdáis de vista, acompañadla si es necesario todo el Camino hasta que Yo, Vuestra Pequeña Madre, pueda arroparla y protegerla entre Mis Amantes Brazos.

Hacedlo, Pequeños, que cuando una ovejita se pierde es para la eternidad.

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Escribe Niña Mía, el gusto que recibe el Cielo por una de Mis Ovejas que regresa es inconmensurable, y el dolor mengua un poco al poderla estrechar entre Mis Amantes Brazos.

Os lo pido: TRAEDME A MIS OVEJAS DE REGRESO y vuestro pago será grande en el Reino de Los Cielos. Poned vuestra mirada en una sola y seguidla como por un bosque espeso hasta que deis con ella y la traigáis a Mis Amantes Brazos.

Traedme una a una a Mis ovejas. No tratéis de traer a todas sino una a una a la vez. Así, Pequeñas Ovejas de Mi Grey, como uno a uno los corazones se Convierten y Regresan a su Divino Pastor, Señor, Amigo; de la misma manera Mis Ovejas regresan al corral. ¿Acaso no saben que dejo a todas por ir en pos de una, como Fui por la pequeñita que esto escribe? ¡Mi Amada Ovejita perdida entre los lobos! Los esfuerzos del Cielo no cesaron hasta traerla de regreso al Hogar y ahora veis la labor que hace cuando no era más que otra ovejita perdida. Así salvad y rescatad a una, que bien puede ser aquella cuya misión falte ahora. ¿Lo veis? Pensad que estáis rescatando a la pequeña que esto escribe por vosotros y no despreciéis a Mis Ovejas porque si las asustáis más profundamente se internan en el bosque.

Gracias mis Amados.

¿San Miguel?

(San Miguel asiente)

(HABLA SAN MIGUEL ARCÁNGEL)

Decidles, Pequeña, a aquellos a quienes El Cielo ha mandado a que os ayuden que no es guía terrenal lo que buscáis ni consejo; que cuando lo necesitasteis nunca llegó, que el Cielo intervino, Ovejita Nuestra, sino que lo que el Cielo requiere es su traducción a otros idiomas y difusión.

No aleguéis, discutáis o defendáis estos Hermosos Diálogos Didácticos para la Humanidad. Únicamente limitaros a invitar a Cumplir su misión. ¿Lo tienes claro, Pequeña?

Sí, San Miguel Arcángel, Si.

¿Amén, Pequeña?

Amén y gracias por protegerme San Miguel.

Sigue…

(*) Inefable. Que no se puede explicar con palabras.

(**) Frugalidad. Templanza, parquedad en la comida y la bebida.

(***) Gehena. infierno (lugar de castigo eterno).

Año del Señor 2013                                                                  Y María del Getsemaní

Esta entrada fue publicada en Y María del Getsemaní. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a DIÁLOGO 55: ¡TRAEDME A MIS OVEJAS DE REGRESO!

  1. Ruth Rocío López González dijo:

    ¡Mi Señor!

  2. Cecilia Romero dijo:

    Cuánta paciencia nos tiene Dios, regresa ahora a los brazos del padre. El te espera.

  3. José Natividad Estrada Piña dijo:

    Hermanos en este diálogo se nos enseña a reflexionar para que regresemos a Dios, y así mismo comentarlo con un hermano a qué hagan lo mismo, el tiempo se termina y todos hay que regresar a Díos.
    Gracias.

  4. Juan Diego Quintero Bejines. dijo:

    Es cierto.
    Con cuanta alegría se recibe la conversión de un alma.
    ¿Cuánto mas se alegrará el Cielo con el regreso de sus hijitos?
    Señor, ayúdanos a ser verdaderamente útiles a tu Divina Voluntad.

  5. Nancy del Rio dijo:

    Nos dice Dios Padre:

    El Regreso es dificultoso porque el Maligno hace todo lo que está en sus manos para que las almas no regresen a Su Padre Amado; si vosotros los juzgáis duramente estaréis trabajando para el reino del Mal, no por Mi Santa Casa. Es Comprensión, Tolerancia, Amor, Escucha y Cariño lo que ellos necesitan para Regresar a Mí, ¡Dadles eso!, y con paciencia.

    Si es de salvar a un pecador no escatiméis esfuerzos y pensad que no hay Regalo más grande para el Cielo que el retorno del Hijo Pródigo. Imaginad la alegría que sentiríais si un hijo vuestro fuera recuperado después de creerlo muerto o perdido para siempre. Es una alegría inefable (*) y los que Nos dicen que Nos Aman, decidlo ya con los actos; no son suficiente las palabras, éstas deben de ir de la mano de las buenas acciones.

  6. Ines dijo:

    No hay regalo mas grande para el Cielo que el retorno de un Hijo Prodigo

  7. Joli dijo:

    (HABLA DIOS PADRE)

    «Yo Os Amo con Grandeza y Deseo que todos
    y cada uno de Mis Hijitos regrese, como el hijo pródigo,
    pero no os puedo obligar, Pequeños.»

    GRACIAS PADRE BUENO POR AYUDARNOS A REGRESAR
    A TRAVES DE ESTOS HERMOSOS DIÁLOGOS!
    DONDE APRENDIMOS A CONOCERLO Y AMARLO

    Que las ovejitas perdidas que leen
    puedan sentir Su Amor y Su Llamado!

    REGRESA QUE NUESTRO PADRE AMADO TE ESPERA!

  8. Maria del C López dijo:

    «¡Regresadme a una de Mis Ovejitas! a esta Madre alegre por ustedes y dolosa por sus hijitos perdidos»

  9. Conchita dijo:

    Hoy especialmente es un día para dar GRACIAS a DIOS, porque fuimos esa Ovejita perdida hasta que un día Nuestro Señor nos encontró y cargó sobre sí con tanto amor… Y nos invita a hacer lo mismo con sus Ovejitas:»TRAER SUS OVEJITAS DE REGRESO A SU AMANTE CORAZÓN»

    ¡GRACIAS SEÑOR!

  10. Hortensia dijo:

    Nuestra Madre te espera con los brazos abiertos y para cobijarte bajo su manto!!

    Ella te llevará al Sagrado Corazón de Jesús, no hay camino mejor que ser llevado por su santa mano!

  11. Alma Delia dijo:

    Se evangelio vivo, así la gente que te vea querrá tener esa felicidad que se irradia siendo hijos obedientes de Dios!

    Atraer a las ovejitas con ejemplo y amor, una a una!

  12. Teresita de Jesús Román dijo:

    Nuestro Padre Eterno nos dice:

    Ninguna época ha sido fácil para tomar El Camino del Bien, todas han estado plagadas de Mal, y aún así no oís a los Santos pretextando que su época fue muy difícil; ellos Me lo solicitaron y con alegría fui abriendo Sus Santos Caminos. Haced lo mismo.

    Nuestro camino sera más fácil y seguro, si nos tefugiamos en el Corazón de la Madre, María Santísima.

    Nos pide:

    ¡Regresadme a una de Mis Ovejitas! a esta Madre alegre por ustedes y dolosa por sus hijitos perdidos.

    Hazla feliz, REGRESA.

  13. Ana Julia dijo:

    El Señor nos llama incesantemente con palabras De Amor.

    Es El Único capaz de entrar al lugar donde habitan nuestras miserias y limpiarlas con tanta dulzura.

    Debemos meditar, silenciarnos, hacernos pequeños y día a día con constancia aprenderemos a escuchar Su Voz.

  14. Mirta dijo:

    «Os lo pido: TRAEDME A MIS OVEJAS DE REGRESO y vuestro pago será grande en el Reino de Los Cielos. Poned vuestra mirada en una sola y seguidla como por un bosque espeso hasta que deis con ella y la traigáis a Mis Amantes Brazos.»

  15. Ingri dijo:

    No escatimen esfuerzo para traer una ovejita de vuelta. El Cielo tocará su corazón.

  16. Alba dijo:

    Escuchar tus palabras de amor Padre, llena el alma y cuando te conocemos no podemos más que amarte y servirte.

    Dios nos llama, solo abre tu corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.